1.295 vistas

Periodismo y sociedad

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

De Fraudes e invasiones

Por Rosa María Méndez Fierros

Cuando hablamos de invasiones de viviendas inmediatamente pensamos que se trata de casas abandonadas que están en las periferias. Y en muchas ocasiones esta es una realidad.
Sin embargo, también se han dado a conocer recientemente casos de invasiones de viviendas en fraccionamientos clasemedieros como Villa Mediterránea, en donde se ha permitido que se introduzcan personas en casas deshabitadas, de acuerdo a denuncias llevadas a cabo por vecinos de esta demarcación, las cuales se hicieron públicas en este medio informativo.
El viernes pasado se informó de un caso que llamó aún más la atención por la osadía, el desparpajo, la insolencia e impunidad con la que actuó la posible responsable, cuando menos la que exhiben las víctimas a través de sus redes sociales, una mujer de nombre Rosa Isela Tamayo, de la empresa Inmobiliaria De Mar, un negocio “fantasma”, la cual se anuncia en medios de comunicación y a través de su propio perfil en Facebook.
Por increíble que parezca esta mujer se metió al fraccionamiento privado Verona Residencial en donde revisó las calles, observó las casas que estaban deshabitadas, desde junio del año pasado robó los recibos de luz de la vivienda de la calle Rossi 3257 de dicho fraccionamiento, propiedad de Francisco Cisneros, quien es el dueño de la casa y aunque no vivía ahí, es suya y está al corriente de todos los pagos.
Nada evitó que Tamayo se apropiara de sus documentos, hiciera un nuevo contrato de luz a su nombre, la rentara, cobrara un depósito de 7 mil 500 pesos y un primer mes por el mismo costo. Es decir, obtuvo 15 mil pesos por la renta de un casa que sabía que no era de ella.
Qué tan impune tienes que ser para realizar este tipo de acciones y creer que no habrá consecuencias.
Afortunadamente en este caso el dueño del inmueble tuvo el apoyo del comité de vecinos y pudo recuperar su casa. No sin antes sufrir un buen susto.
El problema es la mujer a quien le pidieron 15 mil pesos para habitar esta casa, los cuales, muy probablemente, ya no recuperará.
Luego de esta serie de atropellos cometidos por particulares que se sienten protegidos por un manto legal que raya en la impunidad, creemos que es urgente que se revisen el código penal y civil para evitar que este tipo de ilícitos sigan sucediendo sin mayores consecuencias para los defraudadores, que se cubren con inmobiliarias fantasmas para cometer los delitos.
En los últimos meses hemos dado a conocer delitos de fraudes con ventas de casas, a cuyas víctimas les piden dinero pero nunca les entregan las propiedades. En donde no ha pasado nada a los defraudadores, pese a las denuncias, las audiencias, los intentos de llegar a arreglos reparatorios del daño, en donde de acuerdo a los casos que hemos cubierto pareciera que se protege más al delincuente que a la víctima.
Es hora en que se hagan las modificaciones legales pertinentes para que este tipo de ladrones de cuello blanco que tanto daño hacen, regresen el dinero o paguen con la cárcel por sus delitos.
Los diputados deberían hacer las modificaciones pertinentes, ya que los jueces argumentan que ellos sólo se apegan a la ley.
Las leyes deben tener un espíritu social tanto en su confección como en su aplicación, para evitar que los bribones se salgan con la suya y dejen en la indefensión a familias que con mucho esfuerzo han reunido dinero para comprar un bien inmueble que al final se convierte en un mal inmueble, que nunca llegan a ver, ni mucho menos tener.
La verdad sea dicha.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Share.

Leave A Reply