Connect with us

OPINIÓN

Recomenzar la lucha por las ideas*

Avatar

Published

on

Reseña Hemerográfica

Por Javier MEJÍA

Mucho se ha escrito sobre el papel de los intelectuales en los diversos rubros de la sociedad y de su relación con el Poder, así como un factor estimulante para el desarrollo de las ideas y de la cultura, en un mundo plagado de injusticias y de graves desigualdades sociales.
Su papel para mostrar los problemas y narrar realidades sociales y culturales, busca revelar aquello que no se alcanza a distinguir, apreciando los matices y las formas en un homenaje que hacen a las ideas, en este caso de las más elevadas del mundo de las letras.
Quizá uno de los ejemplos de intelectuales que mantuvieron su independencia frente al aparato gubernamental fue el poeta y narrador José Emilio Pacheco, quien el 26 de enero cumplirá cuatro años de su muerte a causa de un paro respiratorio.
Y quien recibió, en abril del 2010, la presea Cervantes de manos de los reyes de España y del presidente José Luis Rodríguez Zapatero.
Durante la ceremonia celebrada en el Instituto Cervantes, en Madrid, Pacheco fue arropado por su familia y bien tratado por la prensa española a la que cautivó por su sencillez y por su timidez ante las cámaras de televisión, las luces y los flashazos, hasta decir que se sentía como si fuera una estrella de cine.
En estos tiempos de caos, de creciente miseria y de constante violencia, el misterio y la gloria del Quijote siguen en pie y, a unos 511 años de su publicación, son capaces de darnos respuestas ante la catástrofe en que ronda la Humanidad.
“Tal vez la memoria inventa lo que evoca y la imaginación ilumina la densa cotidianeidad”, dijo al apoyar la idea de abreviar la historia para que los niños de Mé+ico la conozcan.
En su discurso, Pacheco decidió dar un paseo por su niñez y juventud. Fue un escrito austero pero vibrante, de acuerdo a reportes periodísticos.
Narró su experiencia de niño al acudir al Palacio de Bellas Artes junto con los compañeros de su escuela, a ver la obra de el Quijote adaptada y dirigida por Salvador Novo y con música del español Jesús Bal. La palabra y la música juntas en el majestuoso escenario.
El Quijote y Sancho montan a un pegaso y se elevan pero no mueren. Y, a manera de despedida, el Caballero de la Triste Figura afirmó: “Mi brazo fuerte está y estará siempre dispuesto a defender a los débiles y a socorrer a los necesitados”.
La lengua en que nacimos, dijo Pacheco, es la única riqueza que tenemos y en este caso se empleó bien en consonancia con la música del espectáculo, los colores y el escenario. La historia en la Mancha no es de risa como tampoco El Quijote.
Y agregó: “Me duele que las obras eternas no lo sean tanto porque el idioma cambia con los días y con él se alteran todos los sentidos de las palabras”
Sobre la era de la informática dijo: “Como todo, Internet es al mismo tiempo la cámara de los horrores y el Retablo de las Maravillas”
Pacheco recordó que al amanecer del lunes 30 la voz de la ministra de Cultura lo despertó para darle la noticia y lo hundió en una realidad quijotesca de la que aún no despierta.

Modestia aparte, dijo: “Gracias al jurado por su generosidad al privilegiarme cuando apenas soy uno más de entre los escritores de este idioma y hay tantas y tantos dignos con mucha mayor justificación que yo para estar ante ustedes.
“Cervantes murió en las penurias ante el inmenso é+ito de su libro que poco o nada las remedió. Los autores fueron los menos beneficiados en el sistema editorial injusto en el año de 1506 en que se publicó El Quijote y cuyo primer ejemplar llegaría ese mismo año en el equipaje de Mateo Alemán.
“Casi todos los escritores somos, a querer o no, miembros de una orden mendicante. No es culpa de nuestra vileza esencial sino de un acontecimiento ya bimilenario que tiende a agudizarse en la era electrónica.
“Sin el autor nada de lo demás e+istiría.
“El Quijote es muchas cosas pero es también las vergüenza contra todo lo que Cervantes sufrió hasta el último día de su e+istencia. Es la más alta ocasión que han visto los siglos de la lengua española.
“Nada de lo que ocurre en este cruel 2010 –de los terremotos a la nube de ceniza, de la miseria creciente a la inusitada violencia que devasta a países como a Mé+ico—era previsible al comenzar el año. Todo cambia día a día, todo se corrompe, todo se destruye. Sin embargo en medio de la catástrofe, al centro del horror que nos cerca por todas partes, siguen en pie, y hoy como nunca son capaces de darnos respuestas, el misterio y la gloria del Quijote”, concluyó Pacheco.
********* ********** ********** ********* *********

Los comentarios versan sobre la profundidad de su obra y su “elegante modestia”.
Alejandro Gutiérrez escribió en la edición 1747 de la revista Proceso de abril del 2010: “Enfrenta el amplio reconocimiento a la sencillez con que lleva su vida”.
Quienes ganan el premio acuden al Instituto Cervantes y, en la caja 1525, Pacheco depositó ejemplares de su antología poética Tarde o Temprano y su novela Las batallas en el Desierto y algunos escritos en papel revolución, así como un bolígrafo, una pluma estilográfica y un rotulador, tres instrumentos de la escritura que en un siglo serán vestigios de una caverna de la prehistoria”
Los 150 mil euros del premio, dijo, los guardará, ya que por cuestiones cronológicas los va a ocupar en clínicas y hospitales.
******** ******** ****** ******** ********* ******

En esa misma edición retoman una entrevista que le hiciera José Antonio Alcaraz al escritor con el título de “Un escritor sin libro” y que fuera publicada en el suplemento cultural Diorama de la Cultura del periódico E+célsior, hace unos 56 años, siendo ambos unos jóvenes de 20 años de edad.
Su producción es numerosa abarca los más diversos y distantes terrenos literarios. Dentro de todos ellos, Pacheco se desplaza con facilidad y maestría asombrosa. Recibió el elogio y el reconocimiento de las figuras más destacadas de nuestro país como Salvador Novo, Alfonso Reyes y Octavio Paz.
El grupo de escritores tenía porvenir en el mundo de la cultura, aunque hasta esa fecha no había publicado un libro, pero sí muchas colaboraciones para revistas y suplementos culturales. Lo más “serio” fue La Sangre de la Medusa, en los Cuadernos del Unicornio.
En sus respuestas se deduce una madura y potente personalidad humana, así como un depurado sentido literario incapaz de transigir o claudicar, refirió la prensa.
–Por qué no has publicado ningún libro a la fecha?
–Un libro no es la mera acumulación de materiales más o menos semejantes o ligados por una idea común. Son otros los aspectos que constituyen su unidad. No he publicado un libro porque lo realizado son ejercicios, entrenamiento o caminos hacia la verdadera e+presión quien espero alcanzar alguna vez. A riesgo de ser didacta, dijo, un libro es una cosa seria, responsable a despecho de lo que creen algunos, y tengo la suficiente autocrítica para darme cuenta de que me falta todavía mucho por aprender y por e+perimentar. Esto es, me falta mucho para ser un escritor. Y estas palabras tienen que ver con la razón, no con la humildad.
Pacheco rechazaba que entre el grupo de contemporáneos haya quien o quienes se llamaran escritores, y citó a Perogrullo, escribir es también un oficio; la única manera de aprender es escribiendo, escribiendo con humildad pero con fe y, claro, con gramática.
Despreciaba los términos como escritores de “la nueva ola” y cuando en la entrevista alguna pregunta le parecía absurda, lo decía. E+iste una generación en busca de nuevos medios e+presivos en la música, las letras y el cine. Una generación consciente de las responsabilidades que entraña su trabajo y que posee la seriedad, el profesionalismo y la formación que les faltó a muchos de nuestros mayores.
–Ser joven no es un defecto ni cualidad, es un accidente cronológico que no otorga o sustrae calidad a la obra de nadie. Su obra es tan digna de la crítica seria como la del artista maduro
–Creo que la clemencia de quienes lo juzgan es nociva para el escritor en formación. Recordemos a nuestro clásico: los enemigos, a veces, resultan los mejores maestros. No hay que tener miedo a ser injuriados por quienes no piensan como nosotros. Saber hacerse odiar –decía Mauriac—es también necesario. No quiero decir con esto que se deba escribir a espaldas de los demás. Su juicio es respetable pero no el que más importa. Si bien algunos años de experiencia me han hecho comprender que ellos casi tienen la razón.
De su influencia o afinidad estética” con Borges. Comentó: es admirable, es el mejor prosista actual en nuestro idioma, lo he estudiado y he aprendido de su obra. Como grande y auténtico creador, es imposible imitar. Me complace que me encuentren alguna afinidad con Borges, aunque entre Borges y yo haya la distancia que separa a Luis Spota, digamos, de la literatura. Pero ahora tratan de hallar nuevos caminos.
José Emilio Pacheco no suele rechazar influencias pero se indigna al decir esto, y agrega que el conocimiento de la gramática y la estructura del castellano serían condición indispensable para quienes se atrevan a lanzar sus escritos a la luz pública. Toda actividad humana debe ser desarrollada por profesionales. Los tiempos de la improvisación y de las buenas intenciones, han pasado definitivamente. De hecho publicó un violento ataque a quienes improvisan y, en curiosa mutación, tratan de erigirse en didactas y guías aspirando al premio Nobel.
Finalmente ¿cuáles cree que sean los problemas más importantes a los que se enfrenta un escritor hoy en día?.
En la actualidad nuestra aspiración es llegar a ser dueños de un medio e+presivo, claro y eficaz, que pueda ser comprendido por quienes se interesen en lo que escribimos, sin desmero de la elaboración artística.
Sin forma no hay arte, desde luego las preocupaciones sociales deben correr parejas con la vigilancia estética, dijo tras poner como claro ejemplo a Carlos Fuentes.
Respecto a la obra en sí, Pacheco consideró que el problema esencial es el tono que debe tener cada escrito. La elección de la calidad de una obra se decide desde la primera línea, para mí lo difícil no es redactar ni pulir, sino elaborar mental o internamente lo que voy a escribir, me refiero e+clusivamente a la obra de creación, no los artículos que publica en revistas y suplementos culturales que, subrayó, redacta con la mayor responsabilidad profesional posible.
*En su memoria, a casi cuatro años de la muerte de José Emilio Pacheco

Continue Reading
Advertisement Ayuntamento de Mexicali
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

Copyright © 2021 MFNoticias Mexicali. Desarrollo Web Jesús Urquidez