Connect with us
Ayuntamiento Predial

OPINIÓN

  Comunicación, diáspora transnacional y construcción simbólica de la inmigración

Published

on

Miles de inmigrantes caribeños, centroamericanos,  sudamericanos y africanos son sacados de Tapachula, Chiapas

 Más de 75,000 personas han solicitado asilo y refugio solamente en Tapachula, Chiapas, durante este año. La contención de inmigrantes en la ciudad-cárcel, como ha sido denominado este municipio, que habían mantenido por más de 6 meses el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) ha sido desbordada.

Entre el 12 y el 20 de noviembre se incrementaron medidas del gobierno de Tapachula para prohibir la venta ambulante de productos y cerrar comercios que personas haitianas habían instalado en distintos puntos de la ciudad. Asimismo, algunos espacios públicos fueron cercados y protegidos para evitar aglomeraciones y separar a la muchedumbre de personas inmigrantes que ahí se reúnen diariamente, el argumento utilizado fue el sanitario, debido a repunte de contagios por Covid-19.

Diversos grupos iniciaron caravanas –hasta el momento se han registrado 6- y bloqueos en vialidades de distintos municipios de esa entidad. Como respuesta a las protestas de inmigrantes en calles y carreteras, el INM inició el pasado 22 de noviembre el traslado de miles de niños, niñas, adolescentes  y adultos en autobuses hacia 10 estados de la república mexicana: Puebla, Querétaro, Hidalgo, Estado de México, Guanajuato, Guerrero, Michoacán, Sonora, Colima y Jalisco, según declaraciones de funcionarios federales a medios de comunicación.

Los traslados continúan hasta el día de hoy. En promedio se está movilizando a 1,000 personas por día, en autobuses que en cada viaje llevan a 43 pasajeros. El objetivo es que estas personas en movilidad transnacional, continúen con sus trámites migratorios en las entidades antes mencionadas y que a la par puedan laborar temporalmente.

Existen tendencias discursivas en medios y redes sociodigitales a culpar a las personas inmigrantes de males y desgracias de la situación que vive Tapachula, Chiapas; se criminaliza a quienes expulsados de sus países de origen viajan en busca de la frontera norte para cruzar a EE.UU.; se atribuye toda responsabilidad a los inmigrantes que han sido retenidos por el INM teniendo que esperar y aglomerarse en la ciudad-cárcel. Así se va construyendo simbólicamente al inmigrante, al que viene de fuera, a la alteridad.

Sentidos y significados con cargas discriminatorias, publicadas por usuarios de redes, señalan: “Acá está fácil como sociedad unirnos y retirarlos no esperemos que lo haga el gobierno nosotros tenemos la fuerza para hacerlo y regresarlos a sus país. Por qué somos un estado lo hagamos ya que nos va a pasar cuando México perdió los estados del norte como Texas por permitir el ingreso de ciudadanos estadounidense se apoderaron de Texas” (sic). “Como es posible que las autoridades hagan lo que estos pinches migrantes les ordenen, en México hay ingobernabilidad por eso los delincuentes y migrantes hacen lo que les da la gana, urgen elecciones para un Presidente” (sic).

Se proyectan críticas al gobierno por el trato “condescendiente” ante las peticiones de inmigrantes y se refuerza la postura xenofóbica. “No es posible que vengan a un país que no es el suyo a exigir. Que los regresen, y que exigan en su país mejoras. Van por toda la República en tiempo de pandemia y nosotros como mexicanos no salimos”. “#AndresManuelLopezObrador Tapachula es un caos!!!   Ya con esto le van a saber el caminito, llegan arman borlote, y les hacen su santa voluntad…jajaja sólo en México señores” (sic).

Un escenario posible durante los siguientes meses y años próximos, es que estos grupos de personas en movilidad forzada continúen su marcha hasta llegar a la frontera norte, puesto que las redes socio-comunitarias que persiguen se encuentran asentadas en EE.UU., los afectos y el capital social muy seguramente guiarán a la mayoría de estas personas, hasta lograr su meta. ¿Estamos preparados gobierno y sociedad? Veremos.

*[No. 59/2021]. El autor de esta publicación es profesor-investigador en la Facultad de Ciencias Humanas, UABC.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook